Comida en la edad media
salud

Comida en la edad media

El libro de cocina medieval

La cocina medieval incluye los alimentos, los hábitos alimentarios y los métodos de cocción de diversas culturas europeas durante la Edad Media, que se extendió desde el siglo V hasta el XV. Durante este periodo, las dietas y la cocina cambiaron menos que en el periodo moderno que le siguió, cuando esos cambios ayudaron a sentar las bases de la cocina europea moderna.
Los cereales siguieron siendo el alimento básico más importante durante la Alta Edad Media, ya que el arroz se introdujo tardíamente y la patata no se introdujo hasta 1536, con una fecha muy posterior para su consumo generalizado. La cebada, la avena y el centeno eran consumidos por los pobres. El trigo era para las clases dirigentes. Todos los miembros de la sociedad los consumían en forma de pan, gachas, gachas y pasta. Las habas y las legumbres eran importantes complementos de la dieta basada en cereales de las clases bajas. (Las alubias Phaseolus, hoy la “judía común”, eran de origen neomundano y se introdujeron tras el intercambio colombino en el siglo XVI).
La carne era más cara y, por tanto, más prestigiosa. La caza, una forma de carne adquirida a través de la caza, era común sólo en las mesas de la nobleza. Las carnes de carnicería más frecuentes eran el cerdo, el pollo y otras aves domésticas; la carne de vacuno, que requería una mayor inversión en tierras, era menos común. El bacalao y el arenque eran los puntales de las poblaciones del norte; secos, ahumados o salados, llegaban hasta el interior, pero también se consumía una gran variedad de otros pescados de agua salada y dulce[1].

Datos alimentarios medievales

Los investigadores han analizado los residuos alimentarios de los restos de ollas encontrados en el pequeño pueblo medieval de West Cotton, en Northamptonshire. La cerámica abarca un periodo de unos 500 años durante la Edad Media.
Al identificar los lípidos, las grasas, los aceites y las ceras naturales de las cerámicas, el equipo descubrió que los guisos de cordero y ternera con verduras como la col y el puerro eran un pilar de la dieta campesina medieval. Sin embargo, los productos lácteos, como el queso, también desempeñaban un papel importante.Publicidad
“Con demasiada frecuencia, en la historia se desconocen los detalles de la vida cotidiana de la gente corriente”, afirma Julie Dunne, de la Universidad de Bristol (Reino Unido). “Se sabe mucho de las prácticas dietéticas medievales de la nobleza y las instituciones eclesiásticas, pero menos de los alimentos que consumía el campesinado medieval”.
Dunne y sus colegas también examinaron una serie de documentos históricos para su estudio, y descubrieron que los campesinos medievales comían carne, pescado, productos lácteos, frutas y verduras. El equipo afirma que, antes de este estudio, había pocas pruebas directas de que esto fuera así.

Nombres de alimentos medievales

Alimentación y dieta de la Edad Media¿La gente de la Edad Media comía alimentos que constituían una buena dieta equilibrada? No. Y menos aún para los ricos. Los nobles ricos comían pocas verduras frescas y poca fruta fresca; los alimentos no preparados de esta variedad eran vistos con cierto recelo. La fruta sólo se servía en pasteles o se conservaba en miel. Los pobres comían verduras y frutas frescas; las verduras se incluían en algún tipo de guiso, sopa o potaje. Las verduras que procedían de la tierra sólo se consideraban aptas para alimentar a los pobres. Sólo las verduras como la colza, las cebollas, los ajos y los puerros adornaban la mesa de los nobles de la época medieval. Los productos lácteos también se consideraban alimentos inferiores y, por tanto, sólo los comían los pobres. Se sabía poco sobre nutrición y la dieta medieval de los nobles ricos carecía de vitamina C y fibra. Esto provocaba una serie de problemas de salud, como mala dentadura, enfermedades de la piel, escorbuto y raquitismo.
Alimentación y dieta de la Edad Media de las clases altas / la noblezaLa alimentación y la dieta de los ricos era amplia, pero sólo se tomaban pequeñas porciones. Durante la Edad Media se produjo un cambio en la cultura, cuando los viajes impulsados por las Cruzadas dieron lugar a un interés nuevo y sin precedentes por los objetos bellos y los modales elegantes. Este cambio se extendió a la preparación y presentación de los alimentos, lo que dio lugar a fabulosos arreglos de comida y a colores y sabores exóticos. La comida estaba muy condimentada. Estas costosas especias consumidas por los ricos incluían la pimienta, la canela, el clavo, la nuez moscada, el jengibre, el azafrán, el cardamomo, el cilantro, el comino, el ajo, la cúrcuma, el macis, el anís, la alcaravea y la mostaza. La dieta de las clases altas habría incluido:

La cocina medieval de la…

La cocina medieval incluye los alimentos, los hábitos alimentarios y los métodos de cocción de varias culturas europeas durante la Edad Media, que duró desde el siglo V hasta el XV. Durante este periodo, las dietas y la cocina cambiaron menos que en el periodo moderno que le siguió, cuando esos cambios ayudaron a sentar las bases de la cocina europea moderna.
Los cereales siguieron siendo el alimento básico más importante durante la Alta Edad Media, ya que el arroz se introdujo tardíamente y la patata no se introdujo hasta 1536, con una fecha muy posterior para su consumo generalizado. La cebada, la avena y el centeno eran consumidos por los pobres. El trigo era para las clases dirigentes. Todos los miembros de la sociedad los consumían en forma de pan, gachas, gachas y pasta. Las habas y las legumbres eran importantes complementos de la dieta basada en cereales de las clases bajas. (Las alubias Phaseolus, hoy la “judía común”, eran de origen neomundano y se introdujeron tras el intercambio colombino en el siglo XVI).
La carne era más cara y, por tanto, más prestigiosa. La caza, una forma de carne adquirida a través de la caza, era común sólo en las mesas de la nobleza. Las carnes de carnicería más frecuentes eran el cerdo, el pollo y otras aves domésticas; la carne de vacuno, que requería una mayor inversión en tierras, era menos común. El bacalao y el arenque eran los puntales de las poblaciones del norte; secos, ahumados o salados, llegaban hasta el interior, pero también se consumía una gran variedad de otros pescados de agua salada y dulce[1].

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad