Gato de patas negras
mascotas

Gato de patas negras

Lynxes

El gato africano de patas negras, que sólo mide entre 20 y 30 cm. de alto, parece una versión pequeña del gato atigrado del vecindario. Pero aunque el felino moteado es inequívocamente adorable, bajo su encantadora apariencia se esconde un asesino despiadado y hábil.
Felis nigripes, como se denomina formalmente al felino de patas negras, es, de hecho, el gato más pequeño de África. Para darle una perspectiva a esta estadística, el gato de patas negras, que pesa una media de 2,4 a 4,2 libras, pesa aproximadamente 200 veces menos que un león típico. Sin embargo, no hay que dejarse engañar por su recatada estatura: la especie es también la más mortífera de todos los felinos del mundo, ya que captura más presas en una sola noche que un leopardo en seis meses.
Como informa Mindy Weisberger, de Live Science, las habilidades de este gato fueron presentadas en la miniserie de PBS Nature “Super Cats”, que destacó a este pequeño depredador en una entrega convenientemente espeluznante de Halloween.
El productor Gavin Boyland explica a Weisberger que los realizadores trabajaron con el conservador del zoológico de Colonia, Alexander Sliwa, para conseguir imágenes del escurridizo felino. A diferencia de los grandes felinos, el gato de patas negras tiende a desaparecer entre las altas hierbas de la sabana africana, lo que hace que sus hazañas sean difíciles de seguir por medio de la cámara. Por suerte, el zoo había equipado previamente a varios gatos sudafricanos con collares de radio, lo que permitió al equipo detectar sus cacerías nocturnas con la ayuda de una avanzada cámara sensible a la luz.

Gato de arena

El gato de pies negros (Felis nigripes), también llamado gato de manchas pequeñas, es el gato salvaje más pequeño de África, con una longitud de cabeza y cuerpo de 35-52 cm. A pesar de su nombre, sólo las plantas de los pies son negras o marrón oscuro. Con sus pequeñas y llamativas manchas y rayas en el pelaje leonado, se camufla bien, especialmente en las noches de luna. Lleva rayas negras que van desde las comisuras de los ojos a lo largo de las mejillas, y su cola anillada tiene la punta negra.
El primer gato de patas negras conocido por la ciencia fue descubierto en el norte de Karoo, en Sudáfrica, y descrito en 1824. Es endémico de las estepas y sabanas áridas del sur de África. A finales de la década de 1960, se registró en el sur de Botsuana, pero sólo existen unos pocos registros auténticos en Namibia, en el sur de Angola y en el sur de Zimbabue. Debido a su restringida distribución, está catalogada como especie vulnerable en la Lista Roja de la UICN desde 2002. Se sospecha que la población está disminuyendo debido a la caza furtiva de especies de presa para el consumo humano como carne de caza, la persecución, los accidentes de tráfico y la depredación por parte de perros y gatos domésticos.

León

Este raro y reservado felino es uno de los gatos más pequeños del mundo, y es el gato salvaje más pequeño de África. Su pelaje varía entre el leonado y el color canela, y presenta patrones de manchas oblongas marrones o negras, que le proporcionan un eficaz camuflaje. Las manchas se funden en barras que cubren las patas, los hombros y la corta cola. Los pies de los gatos de patas negras son negros en la parte inferior, de donde proviene su nombre común.
Los gatos de patas negras viven en Namibia, Sudáfrica, marginalmente en Zimbabue, y también pueden encontrarse en el extremo sur de Angola. Prefieren los hábitats de estepa y sabana, como los desiertos de Karoo y Kalahari. Necesitan cobertura arbórea y arbustos escasos para cazar, y termiteros o madrigueras huecas para dormir durante el día.
Los gatos de patas negras llevan una vida solitaria y sólo se encuentran en compañía de otros cuando se reproducen o en el caso de una madre con crías dependientes. Son estrictamente nocturnos, cazan sólo por la noche y duermen durante el día en termiteros abandonados o en madrigueras desocupadas de liebres, puercoespines u osos hormigueros. Los machos tienen territorios mucho más amplios que los de las hembras, y se solapan con los de hasta cuatro hembras. Marcan su territorio con el olor y el roce del mismo. Los territorios de las hembras también suelen solaparse con las áreas de otras hembras, pero siempre cazan por su cuenta. En una noche, pueden recorrer hasta 16 km en su búsqueda de alimento. Su caza se realiza mediante un método de acecho, carrera y abalanzamiento, o esperan fuera de los agujeros de los roedores a sus presas.

Ver más

El gato de patas negras (Felis nigripes), también llamado gato de manchas pequeñas, es el gato salvaje más pequeño de África, con una longitud de cabeza y cuerpo de 35-52 cm. A pesar de su nombre, sólo las plantas de los pies son negras o marrón oscuro. Con sus pequeñas y llamativas manchas y rayas en el pelaje leonado, se camufla bien, especialmente en las noches de luna. Lleva rayas negras que van desde las comisuras de los ojos a lo largo de las mejillas, y su cola anillada tiene la punta negra.
El primer gato de patas negras conocido por la ciencia fue descubierto en el norte de Karoo, en Sudáfrica, y descrito en 1824. Es endémico de las estepas y sabanas áridas del sur de África. A finales de la década de 1960, se registró en el sur de Botsuana, pero sólo existen unos pocos registros auténticos en Namibia, en el sur de Angola y en el sur de Zimbabue. Debido a su restringida distribución, está catalogada como especie vulnerable en la Lista Roja de la UICN desde 2002. Se sospecha que la población está disminuyendo debido a la caza furtiva de especies de presa para el consumo humano como carne de caza, la persecución, los accidentes de tráfico y la depredación por parte de perros y gatos domésticos.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad