Y porque no solo opiniones
salud

Y porque no solo opiniones

No todas las opiniones son válidas

Cuando nos formamos convicciones personales, solemos interpretar los hechos a través del filtro de nuestros valores, sentimientos, gustos y experiencias pasadas. De ahí que la mayoría de las afirmaciones que hacemos al hablar y escribir sean aseveraciones de hechos, opiniones, creencias o prejuicios. La utilidad y la aceptabilidad de una afirmación pueden mejorar o disminuir por la naturaleza de la misma, dependiendo de en cuál de las siguientes categorías se encuentre:
Un hecho es verificable. Podemos determinar si es cierto investigando las pruebas. Esto puede implicar números, fechas, testimonios, etc. (Ejemplo: “La Segunda Guerra Mundial terminó en 1945”). La verdad del hecho está fuera de toda discusión si se puede asumir que los dispositivos de medición o los registros o los recuerdos son correctos. Los hechos proporcionan un apoyo crucial para la afirmación de un argumento. Sin embargo, los hechos por sí mismos carecen de valor a menos que los pongamos en contexto, saquemos conclusiones y, por tanto, les demos un significado.
Una opinión es un juicio basado en los hechos, un intento honesto de sacar una conclusión razonable a partir de pruebas fácticas. (Por ejemplo, sabemos que millones de personas carecen de una atención médica adecuada, por lo que te formas la opinión de que el país debería instituir un seguro médico nacional aunque costara miles de millones de dólares). Una opinión es potencialmente cambiante, dependiendo de cómo se interpreten las pruebas. Por sí solas, las opiniones tienen poco poder de convicción. Siempre hay que comunicar al lector cuáles son las pruebas y cómo se ha llegado a la opinión.

El problema de las opiniones es que todo el mundo tiene una

Una opinión puede versar sobre cuestiones subjetivas en las que no hay una constatación concluyente, o puede versar sobre hechos que se pretenden rebatir con la falacia lógica de que uno tiene derecho a sus opiniones.
Lo que distingue a los hechos de las opiniones es que los hechos son verificables, es decir, que pueden ser acordados por el consenso de los expertos. Un ejemplo es: “Estados Unidos de América se involucró en la guerra de Vietnam”, frente a “Estados Unidos de América tuvo razón al involucrarse en la guerra de Vietnam”. Una opinión puede estar respaldada por hechos y principios, en cuyo caso se convierte en un argumento.
Diferentes personas pueden llegar a conclusiones opuestas (opiniones) aunque estén de acuerdo con el mismo conjunto de hechos. Las opiniones rara vez cambian sin que se presenten nuevos argumentos. Se puede razonar que una opinión está mejor respaldada por los hechos que otra, analizando los argumentos que la sustentan[1].
Esta sección contiene posiblemente una investigación original. Por favor, mejórela verificando las afirmaciones realizadas y añadiendo citas en línea. Las afirmaciones que sólo consisten en una investigación original deben eliminarse. (Diciembre de 2009) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)

No todas las opiniones son iguales cita

Pensar en la razón por la que un autor elaboró una fuente puede serte útil porque esa razón fue la que dictó el tipo de información que decidió incluir. Dependiendo de ese motivo, el autor puede haber optado por incluir información objetiva, analítica y basada en hechos. O, por el contrario, puede que le convenga incluir información subjetiva y, por tanto, menos objetiva y analítica. La razón del autor para producir la fuente también determinó si incluyó más de una perspectiva o sólo la suya.
A veces los autores tienen una combinación de propósitos, como cuando un vendedor decide que puede vender más teléfonos inteligentes con un vídeo de ventas informativo que también nos entretiene. Lo mismo ocurre cuando un cantante escribe e interpreta una canción que nos entretiene pero que pretende poner a la venta. Otros ejemplos de autores con múltiples propósitos se dan en la mayoría de los escritos académicos.
En esos casos, los autores quieren ciertamente informar y educar a su público. Pero también quieren persuadir a su público de que lo que informan y/o postulan es una descripción verdadera de una situación, un acontecimiento o un fenómeno, o un argumento válido para que su público deba emprender una acción determinada. En esta mezcla de propósitos del autor académico, se considera que la intención de educar e informar supera a la de persuadir.

El hecho de tener una opinión no significa que

En los últimos años he tenido muchas conversaciones o intercambios de correos electrónicos con estudiantes en los que les he hecho enfadar indicándoles que el simple hecho de decir “esta es mi opinión” no impide que una afirmación relacionada con ella sea totalmente errónea. Todavía me desconcierta que algunos crean que esas cuatro palabras les dan carta blanca para soltar una oratoria o una prosa de mierda. Y realmente me asusta que algunos de esos estudiantes piensen que la educación que desafía sus ideas equivale a un ataque a sus creencias. -Mick Cullen
Mantener la prensa de Houston libre… Desde que iniciamos el Houston Press, se ha definido como la voz libre e independiente de Houston, y nos gustaría que siguiera siendo así. Ofreciendo a nuestros lectores acceso gratuito a una cobertura incisiva de las noticias, la comida y la cultura locales. Produciendo historias sobre todo tipo de temas, desde escándalos políticos hasta las nuevas bandas más populares, con reportajes valientes, una redacción elegante y personal que ha ganado todo tipo de premios, desde el premio Sigma Delta Chi de la Sociedad de Periodistas Profesionales a la Medalla Casey al Mérito Periodístico. Pero con el asedio a la existencia del periodismo local y los retrocesos en los ingresos por publicidad teniendo un mayor impacto, es importante ahora más que nunca que reunamos apoyo para financiar nuestro periodismo local. Puedes ayudar participando en nuestro programa de afiliación “Yo apoyo”, que nos permite seguir cubriendo Houston sin muros de pago.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad