Ejercicios embarazadas tercer trimestre
salud

Ejercicios embarazadas tercer trimestre

Caminar durante el tercer trimestre del embarazo

Embarazo y ejercicio: Durante el embarazo, el ejercicio puede ayudarte a mantenerte en forma y a prepararte para el parto. A continuación, te explicamos todo sobre el embarazo y el ejercicio, desde cómo empezar hasta cómo mantener la motivación.Por el personal de Mayo Clinic
Antes de comenzar un programa de ejercicios, asegúrate de contar con la aprobación de tu proveedor de atención médica. Aunque el ejercicio durante el embarazo suele ser bueno tanto para la madre como para el bebé, el médico podría aconsejarle que no haga ejercicio si tiene:
Caminar es un gran ejercicio para principiantes. Proporciona un acondicionamiento aeróbico moderado con un esfuerzo mínimo para las articulaciones. Otras buenas opciones son la natación, los ejercicios aeróbicos de bajo impacto y la bicicleta estática. El entrenamiento de fuerza también está bien, siempre que se haga con pesos relativamente bajos.
El ejercicio intenso aumenta el flujo de oxígeno y sangre hacia los músculos y lo aleja del útero. En general, deberías poder mantener una conversación mientras haces ejercicio. Si no puedes hablar con normalidad mientras te ejercitas, probablemente te estés esforzando demasiado.

¿es demasiado tarde para empezar a hacer ejercicio en el tercer trimestre?

El ejercicio en el embarazo, según el Congreso Americano de Obstetras y Ginecólogos (ACOG), es seguro y se recomienda a las personas que tienen un embarazo normal y saludable. Es importante que consultes con tu obstetra o matrona antes de empezar una rutina de ejercicios para asegurarte de que es lo mejor para ti. Hay ciertas complicaciones de alto riesgo que hacen que el ejercicio no sea seguro.
El ejercicio puede contrarrestar muchos de los efectos secundarios incómodos y desagradables del embarazo, como el dolor de espalda, el estreñimiento, la fatiga y la hinchazón. También puede reducir el riesgo de ciertas complicaciones en el embarazo, como la diabetes gestacional, la preeclampsia y la cesárea, así como mejorar la salud del corazón para usted y su bebé ahora y en el futuro.
En general, durante el embarazo no se aconseja empezar un ejercicio de alta intensidad que no hayas probado antes. En otras palabras, no es una buena idea empezar un nuevo régimen de running o Crossfit tanto si estás en el primer trimestre como en el tercero. Dicho esto, puedes empezar a hacer ejercicio en cualquier momento del embarazo, incluso si no has sido activa anteriormente. Empieza despacio y con calma, y con la orientación de tu médico. Para tu tercer trimestre, teniendo en cuenta tu equilibrio, el tamaño de tu vientre y otros cambios físicos, las siguientes rutinas de ejercicio serán ideales.

Ejercicios durante el tercer trimestre del embarazo para un parto normal

Hacer ejercicio en el tercer trimestre del embarazo ayuda a la mujer embarazada a prepararse para el parto y hace que éste sea más fácil. Si no has hecho ejercicio durante todo el embarazo, lo más probable es que los músculos del tronco del cuerpo sean débiles, ya que han estado acomodando al bebé en crecimiento durante los últimos meses. Si estos músculos están en buena forma, tendrás un buen control durante las contracciones del parto.
Las sentadillas son uno de los mejores ejercicios que puedes hacer para mantenerte en forma, desde el principio del embarazo hasta el parto. Muchos médicos y matronas hacen que las mujeres se pongan en cuclillas para utilizar la fuerza natural de la gravedad para desplazar al bebé hacia la parte inferior de la pelvis y ayudar a que se abra. Para ayudarte con las sentadillas, cógete al respaldo de una silla con ambas manos para estabilizarte y utiliza una alfombrilla para amortiguar el peso si lo necesitas. Colócate de forma que los pies estén alineados con los hombros y los dedos de los pies apunten un poco hacia los lados y no en paralelo. Con el apoyo de tu silla, baja doblando las rodillas y lleva el trasero tan bajo como te resulte cómodo. Permanezca en esta posición durante unos 10 segundos y, sin dejar de sujetar la silla, vuelva lentamente a la posición de pie. Repite este ejercicio de cinco a siete veces. Las sentadillas fortalecen los músculos de las piernas, la zona lumbar y el abdomen.

Ejercicios para embarazadas en casa

Mantenerse físicamente activa durante el embarazo puede ayudar a mejorar la postura, disminuir el dolor de espalda, la hinchazón, el estreñimiento y la incontinencia, y reducir significativamente el riesgo de muchas otras dolencias relacionadas con el embarazo. Y realmente, el levantamiento de pesas y el ejercicio es increíblemente importante para las mujeres en general.
Las mujeres que hacen ejercicio durante todo el embarazo suelen tener partos más cortos, menos difíciles y con menos complicaciones. También tienen una menor necesidad de intervención médica con recuperaciones más rápidas y fáciles una vez que nace el bebé.
Las investigaciones han demostrado repetidamente que las mujeres activas tienen incluso bebés más sanos, felices e inteligentes. Por desgracia, la mayoría de las mujeres embarazadas no hacen ejercicio de forma constante, si es que lo hacen, y las que lo hacen tienden a reducir la actividad en los últimos meses (Garland, 2017). A menudo se considera erróneamente que hacer ejercicio durante el embarazo es un riesgo innecesario para el feto. Los seres queridos mal informados, los extraños bien intencionados y los sitios web inexactos animan a las futuras madres a “ir a lo seguro” y a “tomárselo con calma”. Siguen circulando consejos médicos obsoletos que dicen a las mujeres embarazadas que eviten elevar su ritmo cardíaco, que se abstengan de hacer muchos tipos de ejercicio y que pasen su embarazo descansando en lugar de mantenerse físicamente activas. Pero esto no puede estar más lejos de la realidad.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad