Receta magret de pato
belleza

Receta magret de pato

Receta de salsa de pechuga de pato

Cocinar pechuga de pato en casa es tan fácil como un, dos, tres. En primer lugar, hay que marcar la piel para que la grasa se desprenda rápidamente. En segundo lugar, cocínalo a fuego lento para que la carne esté tierna y la piel crujiente. En tercer lugar, utilice los sabrosos trozos dorados que se forman durante la cocción para hacer una salsa rápida para rematar.
Los patos son aves muy ocupadas que necesitan mucha grasa para alimentarse durante sus largos vuelos. Esta grasa espesa, cuando se reduce a una capa delgada y suculenta bajo la piel crujiente, es una maravilla culinaria, pero fácilmente se puede acabar con demasiado de algo bueno. El rayado da a la grasa una mayor exposición al calor, aumentando la superficie y permitiendo que se rinda más rápidamente.
Como prefiero que quede algo de grasa bajo la piel, hago cortes muy poco profundos en forma de cruz en la superficie del pato. Con un cuchillo afilado, esto no requiere prácticamente ninguna presión: sólo deslizo la hoja a lo largo, mientras apenas atraviesa la piel. Si prefiere sacar más grasa, simplemente haga cortes más profundos. Pero ten cuidado: si ves carne, te has pasado. Incluso si no piensa comer la grasa, no tenga la tentación de quitarla antes de cocinar. Esa capa de grasa protege la carne, permitiéndole cocinarla de forma suave y uniforme; como el pato se sirve mejor en su punto, esa protección adicional es una de las razones principales por las que es tan fácil asar el pato hasta alcanzar el grado perfecto de cocción. Sin embargo, si se corta hasta la carne, ésta quedará expuesta al calor directo y se cocinará en exceso antes de que se haya eliminado suficiente grasa, por lo que hay que tener un toque delicado al marcar la piel.

Cómo cocinar pechuga de pato en una sartén de hierro fundido

Cocinar pechuga de pato en casa es tan fácil como un, dos, tres. En primer lugar, hay que marcar la piel para que la grasa se desprenda rápidamente. Segundo, cocínalo a fuego lento para que la carne esté tierna y la piel crujiente. En tercer lugar, utilice los sabrosos trozos dorados que se desarrollan durante la cocción para hacer una salsa rápida para rematar.
Los patos son aves muy ocupadas que necesitan mucha grasa para alimentarse durante sus largos vuelos. Esta grasa espesa, cuando se reduce a una capa delgada y suculenta bajo la piel crujiente, es una maravilla culinaria, pero fácilmente se puede acabar con demasiado de algo bueno. El rayado da a la grasa una mayor exposición al calor, aumentando la superficie y permitiendo que se rinda más rápidamente.
Como prefiero que quede algo de grasa bajo la piel, hago cortes muy poco profundos en forma de cruz en la superficie del pato. Con un cuchillo afilado, esto no requiere prácticamente ninguna presión: sólo deslizo la hoja a lo largo, mientras apenas atraviesa la piel. Si prefiere sacar más grasa, simplemente haga cortes más profundos. Pero ten cuidado: si ves carne, te has pasado. Incluso si no piensa comer la grasa, no tenga la tentación de quitarla antes de cocinar. Esa capa de grasa protege la carne, permitiéndole cocinarla de forma suave y uniforme; como el pato se sirve mejor en su punto, esa protección adicional es una de las razones principales por las que es tan fácil asar el pato hasta alcanzar el grado perfecto de cocción. Sin embargo, si se corta hasta la carne, ésta quedará expuesta al calor directo y se cocinará en exceso antes de que se haya eliminado suficiente grasa, por lo que hay que tener un toque delicado al marcar la piel.

Recetas de pechuga de pato a la francesa

Fue el chef Patrick de Le Cordon Bleu quien nos enseñó las mejores recetas de pato, utilizando magret de canard. Le observamos atentamente mientras utilizaba un afilado cuchillo de pelar para marcar la grasa en forma de cruz, sin cortar la carne. El magret es la pechuga de los patos criados para el foie gras. Así que, como es de esperar si alguna vez ha comido foie gras, las pechugas de magret tienen una gruesa capa de grasa que se va a extraer (derretir). En estas recetas, primero se doran las pechugas de pato en una sartén y luego se terminan de hacer en el horno. (Asegúrese de guardar la grasa fundida para hacer patatas fritas con grasa de pato).
Como en muchas recetas de pato, ésta incluye una salsa de frutas aderezada con vinagre ácido y brandy, que contrasta muy bien con los ricos sabores oscuros del pato. En las recetas tradicionales de pato, la salsa de reducción se hace con los jugos de cocción de la carne. En esta versión, hemos simplificado el proceso para que la salsa pueda prepararse fácilmente antes de cocinar el pato y reservarse para su uso posterior.
Visite las mejores tiendas de alimentación y vinos del histórico Marais, y pruebe lo mejor de la comida francesa, como el queso, la charcutería, las baguettes, el chocolate y el vino. En esta excursión para grupos reducidos no faltará la degustación.

Recetas de pechuga de pato sin piel

El agret es la jugosa pechuga de pato, y se cocina de forma muy parecida a un filete; por eso en D’Artagnan lo llamamos “filete de pato”. Si puede cocinar un filete, puede cocinar magret de pato. Es una comida perfecta para la semana o para una ocasión especial, y es una de nuestras recetas sencillas favoritas. Siga leyendo para saber cómo cocinar esta deliciosa pechuga de pato y la historia de este clásico culinario.
El magret se refiere a la pechuga de un pato Moulard que se ha criado para hacer foie gras. El pato Moulard es un cruce entre un pato de Moscovia y una gallina de Pekín, y es un ave de tamaño considerable con una pechuga bien desarrollada. También es el pato preferido para producir foie gras, por su gran tamaño y su constitución robusta. Dado que Gascuña (Francia) es el corazón del país del foie gras, el pato Moulard es habitual en la cocina de la región.
A lo largo de la historia, el magret se confitaba, como el ala y la pata del pato, cocinado lentamente en grasa de pato y conservado. Pero en 1959, en el Hotel de France de Auch, el chef André Daguin, con dos estrellas Michelin, preparó por primera vez un magret como un filete. Como muchos momentos legendarios de la historia de la cocina, éste surgió por necesidad una tarde en la que un vendedor llegó al restaurante del hotel para un almuerzo tardío. El chef Daguin se encontró con la cocina vacía de ingredientes, pero con una bandeja de magrets crudos a la espera de ser cocinados en grasa. Cogió uno y lo chamuscó como si fuera un filete, luego lo sirvió poco hecho al sorprendido cliente, que compartió el curioso plato con otros dos clientes que acababan de almorzar. Así nació un plato básico de pato que hoy se encuentra en los menús de todo el mundo. Obtenga la famosa receta de pechuga de pato a la brasa aquí.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad