Costilla adobada con patatas
belleza

Costilla adobada con patatas

Costillas chinas con patatas

Selecciona la puntuaciónDa costillas a la barbacoa con cuñas de patata 1/5Da costillas a la barbacoa con cuñas de patata 2/5Da costillas a la barbacoa con cuñas de patata 3/5Da costillas a la barbacoa con cuñas de patata 4/5Da costillas a la barbacoa con cuñas de patata 5/5
Para las costillas a la barbacoa Enjuagar las costillas, secarlas con palmaditas, separarlas en dos secciones de costillas y pincelarlas con la marinada. Tapar y dejar marinar en un lugar fresco durante unas 6 horas. Terminar de asar las costillas en la parrilla dándoles la vuelta durante unos 15 minutos. Marinar continuamente.
Bata el aceite con el chile en polvo, la sal y la pimienta. Mezclar los trozos de patata con el aceite de chile. Hornear en un horno precalentado a 250°C (aproximadamente 475°F) durante unos 5 minutos. Dar la vuelta y hornear durante 5 minutos más.
Para la salsa de tomate: Pelar la cebolla y el ajo y picarlos finamente. Rehogar en una sartén con aceite caliente. Aplastar el tomate con un pasapurés. Sazonar con sal, pimienta, tabasco y azúcar. Llevar a ebullición y dejar cocer a fuego lento durante unos 20 minutos.
Durante mucho tiempo, los boniatos se consideraban algo exótico. Sin embargo, esta época parece haber terminado. Hoy en día se pueden encontrar batatas en casi todas las tiendas de comestibles. Esta evolución nos aporta no sólo grandes ventajas culinarias, sino también muchas ventajas para la salud.

Costillas de cerdo deshuesadas con patatas al horno

Selecciona la puntuaciónDa costillas a la barbacoa con cuñas de patata 1/5Da costillas a la barbacoa con cuñas de patata 2/5Da costillas a la barbacoa con cuñas de patata 3/5Da costillas a la barbacoa con cuñas de patata 4/5Da costillas a la barbacoa con cuñas de patata 5/5
Para las costillas a la barbacoa Enjuagar las costillas, secarlas con palmaditas, separarlas en dos secciones de costillas y pincelarlas con la marinada. Tapar y dejar marinar en un lugar fresco durante unas 6 horas. Terminar de asar las costillas en la parrilla dándoles la vuelta durante unos 15 minutos. Marinar continuamente.
Bata el aceite con el chile en polvo, la sal y la pimienta. Mezclar los trozos de patata con el aceite de chile. Hornear en un horno precalentado a 250°C (aproximadamente 475°F) durante unos 5 minutos. Dar la vuelta y hornear durante 5 minutos más.
Para la salsa de tomate: Pelar la cebolla y el ajo y picarlos finamente. Rehogar en una sartén con aceite caliente. Aplastar el tomate con un pasapurés. Sazonar con sal, pimienta, tabasco y azúcar. Llevar a ebullición y dejar cocer a fuego lento durante unos 20 minutos.
Durante mucho tiempo, los boniatos se consideraban algo exótico. Sin embargo, esta época parece haber terminado. Hoy en día se pueden encontrar batatas en casi todas las tiendas de comestibles. Esta evolución nos aporta no sólo grandes ventajas culinarias, sino también muchas ventajas para la salud.

Costillas de cerdo estofadas con patatas

Marinar las costillas de cerdo no más de cinco días en el frigorífico, suponiendo que la carne no haya pasado su fecha de caducidad. Sin embargo, aunque es seguro marinar durante este tiempo, las carnes pueden volverse blandas si se utiliza un marinado ácido.
Para marinar las carnes, utilice un recipiente de cristal o plástico o una bolsa de plástico con cierre. No utilice papel de aluminio ni un recipiente de metal, ya que pueden dar a la carne un sabor metálico. Además, no reutilice nunca el adobo para otra carne porque las bacterias de la carne cruda pueden contaminar otros alimentos. Antes de utilizar el adobo sobrante como salsa para hilvanar, hiérvalo durante cinco minutos.

Costillas con patatas y zanahorias

El café aporta aroma y profundidad a estas costillas de ternera marinadas, que luego se cocinan lentamente en aceite para que queden increíblemente tiernas. Roberto Petza prepara un adobo inicial de café con especias para las costillas antes de cocinarlas, y termina el plato con una salsa de café para cortar las ricas y cremosas patatas y la dulce y suculenta carne.
Comience con el adobo de café para la ternera. Ponga los granos de café, las hierbas, las especias, el ajo y la sal en un mortero y machaque todo para hacer una pasta. Frote la pasta uniformemente sobre las costillas y cúbralas, dejándolas marinar en la nevera durante 24 horas.
Añadir el café durante unos segundos, el caldo de ternera y remover bien. Bajar el fuego y cocinar suavemente durante 5 minutos hasta que se reduzca ligeramente, luego retirar del fuego y mantener caliente hasta que esté listo para servir
Escurrir las patatas cocidas y, una vez frías, pelarlas y desechar la piel. Pasarlas por un colador fino a un bol y mezclarlas con la leche caliente y la mantequilla hasta que queden completamente homogéneas, sazonando al gusto

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad